Este impresionante edificio en Ámsterdam parece una montaña

Por Rodrigo Toledo - Arquitecto y profesor asistente de la Universidad Pontificia Bolivariana
/
Octubre
27 - 2022
Crédito de la foto: Ossip van Duivenbode, cortesía MVRDV
Valley, el nuevo proyecto en Ámsterdam de la firma MVRDV, contiene diversos usos en un edificio que mezcla dos expresiones arquitectónicas contrapuestas.

El estudio neerlandés MVRDV ha producido un cuerpo de trabajo que durante las últimas décadas ha servido como vehículo para una reflexión sobre el vínculo entre arquitectura y ciudad. Sus proyectos mezclan usos diversos y proponen formas de habitar en las que lo privado y lo público se entrelazan.

Valley –valle– es su más reciente proyecto. Ubicada en el sur de Ámsterdam, en Zuidas, un distrito financiero de rápido crecimiento, esta construcción de 75.000 metros cuadrados propone locales comerciales, oficinas, restaurantes, equipamientos culturales y apartamentos.

Además, los niveles cuarto y quinto ofrecen una zona pública de uso libre, conectada con la calle a través de un sistema de escaleras. El arquitecto paisajista Piet Oudolf diseñó el jardín que ocupa este espacio urbano, así como el que crece en las jardineras de los balcones de las unidades residenciales. 

El basamento de la obra contiene las áreas de comercio y servicio. Este gran volumen ocupa una manzana entera y se convierte, a medida que sube, en tres torres que albergan las oficinas y las viviendas. 

Vea tambien: Un centro de experiencia en Medellín que tiene todo lo que necesita

Una masa se desmorona en Valley

Este edificio combina dos expresiones contrapuestas. Por un lado, sobre su perímetro aparecen fachadas planas recubiertas con vidrio reflectivo, que responden al entorno corporativo en el que se inserta. Hacia el interior de la manzana, su cara cambia de geometría y material.

En Valley los paramentos se desfasan y se quiebran hasta generar balcones en voladizos considerables, mientras las fachadas se revisten con láminas de piedra natural. 

El resultado de este ejercicio es una masa que pareciera desmoronarse con el fin de proponer espacios privados exteriores volcados hacia la plaza urbana, que asciende en medio de las torres. Una topografía artificial con montañas privadas y un valle público entre ellas. 

Valley es un proyecto en el que se amalgaman los usos y condiciones de la ciudad. Su diversidad programática y espacial produce un edificio con múltiples tipos de habitante, que traduce la interacción en un ejercicio rentable, económica y socialmente.

Vea tambien: Este piso invita a decorar inspirándose en la naturaleza y el minimalismo

Su arquitectura abierta propone una relación con el entorno. Además, ofrece un jardín urbano para el disfrute de la nueva comunidad que habita el sector de Zuidas. Al hacerlo, demuestra que la arquitectura corporativa puede ser mucho más que cajas cerradas de vidrio.

Deja un comentario:

Send this to a friend