‘Cherlón’, una silla colombiana con herencias de Dinamarca y Japón

Por Ramón Nivia. Editor de la revista AXXIS
/
Septiembre
20 - 2022
Crédito de la foto: Camilo Rodríguez, cortesía CamWorks.
Este chaise longue de la firma colombiana CarmWorks Studio reinterpreta el trabajo del danés Poul Kjærholm y lo somete a técnicas como el yakisugi.

“En la casa de Jaime Gutiérrez Lega –una de las figuras más importantes del diseño industrial colombiano– vi una chaise longue de los Eames para la firma Herman Miller, y le comenté que quería diseñar una. Inmediatamente me respondió: ‘¿un cherlón?’. Esa palabra me quedó resonando en la cabeza”, recuerda el diseñador industrial bogotano Camilo Rodríguez Márquez, fundador de la firma CarmWorks Studio, sobre su nueva pieza, llamada Cherlón.

Luego de diseñar sillas de trabajo, comedor y descanso, Rodríguez sintió que era el momento de experimentar con un diván –como se les llama en español–. “Mi chaise longue es una aproximación a lo que hizo Poul Kjærholm –diseñador danés (1929-1980)– con su PK 24. Cuando la vi me fascinó lo liviano de la pieza”.

Cherlón
La segunda versión de Cherlón es parte de una exposición en Londres, Inglaterra. Fotografía: Camilo Rodríguez, cortesía CamWorks.

No obstante, el diseñador colombiano sentía que la base debía tener un sentido más personal, más conectado con su trabajo. “Opté por un cuerpo de madera de cedro que pesa unos 15 kilos”. Sometió este material a la técnica japonesa de yakisugi, mediante la cual es quemado para que se conserve mejor, habitual en su obra. 

Vea tambien: Quitar muros y particiones: así se remodeló este apartamento

Inventarse un Cherlón

La primera versión de su Cherlón está hecha en ratán sobre una estructura metálica con un cojín de cuero de becerro. Sin embargo, Rodríguez sintió que este material era demasiado duro y afectaba la comodidad –algo vital en este tipo de pieza. 

Para la segunda propuesta colaboró con un artesano para reemplazar el ratán por un tejido de fique y cobre. “Esta última versión es mucho más cómoda, se ajusta mejor al cuerpo, da la sensación de una hamaca”. El material se une al bastidor de metal por medio de remaches, “que son muy autóctonos, se ven en espacios como la plaza de Paloquemao, en Bogotá”. 

Elaborada por pedido, Cherlón “es un proyecto que aún tiene mucho espacio para explorar; por ejemplo, quiero buscar una mejor manera de trabajar con materiales como el ratán”. Su versión en tejido de fique y cobre es ahora exhibida en la galería Casa AmaCord, en Londres, Inglaterra.

Deja un comentario:

Send this to a friend