‘Reformar este apartamento fue como hacer arqueología’

Por Camilo Garavito
/
Septiembre
7 - 2022
Crédito de la foto: Iván Ortiz. Producción: Mariana Arango
Las áreas sociales de este apartamento pasaron por una completa renovación. A medida que la obra avanzaba, su arquitecto descubría pequeñas joyas escondidas.

Este apartamento está ubicado al norte de Bogotá, en el primer piso de un edificio construido hace más de 40 años. Su generoso exterior fue la principal motivación para atraer a sus nuevos habitantes. 

“La familia quería una terraza grande, y esta es casi igual al área interior. Es como vivir en una casa”, comenta el arquitecto Julián Molina, fundador de la oficina integral de arquitectura, interiorismo y gerencia de proyectos Refugio, quien desarrolló el diseño arquitectónico a través del cual se transformó este espacio.

Las tres habitaciones que componen la zona privada mantuvieron su estructura de manera muy similar a lo existente, mientras que las áreas sociales se reformaron por completo. 

“El salón, el comedor y la cocina se abrieron totalmente, integrando el jardín al interior de los espacios”, recalca Molina. De esta forma la cocina, que se encontraba antes resguardada, cobró protagonismo y pasó a ser parte fundamental del proyecto.

El arquitecto prácticamente abrió la fachada en toda su extensión para transformarla en un ventanal continuo que desdibuja el límite entre interior y exterior.

El único elemento opaco sobre ella es un volumen multifuncional de dos metros de ancho que alberga la chimenea, el bar y la televisión, y que funciona de respaldo para la zona de BBQ. “Sirve como un pivote, con diversos usos según como se acceda”.

Hacer arqueología 

“El proceso de la obra fue un poco como ir haciendo arqueología”, recuerda el arquitecto. A medida que demolían algunos elementos, surgían con fuerza otros que valía la pena mantener. 

Vea tambien: Quitar muros y particiones: así se remodeló este apartamento

El piso en parquet de madera, original del apartamento, es una de esas joyas que recuperaron en ese proceso de arqueología. Su diseño evoca con claridad una época anterior, y su estética impregna el espacio. 

“La fascinación del cliente por él definió completamente la línea de decoración”. El mobiliario estilo mid- century modern, las líneas escandinavas, las texturas de las telas y la paleta de color responden de manera preponderante a la historia, la presencia y los tonos de la madera y el parquet.

La estructura del techo es el otro elemento principal que estableció su impronta al resurgir con la obra. El tejido de vigas y casetones de concreto emergió y se mantuvo expuesto, llenando la zona social de textura y carácter. 

“Su presencia hizo que dejara de ser un ambiente interior curado. Aparece como una vértebra que queda a la vista. Lo recuperamos, lo cuidamos y lo mostramos”, tal como en la arqueología.

La iluminación del área social la diseñó por completo en torno al techo, a partir de luces indirectas que lo muestran, lo resaltan, y generan un ambiente cálido y acogedor. “Hay una palabra que siento describe muy bien este espacio –explica–. Esa palabra es ‘escenográfico’”.

Patio de apartamento de arqueología

La paleta de materiales utilizada en la cocina responde estrictamente a estos dos elementos –el piso y el techo–. Sus variaciones de tonos grises y superficies de madera se integran sutilmente con el salón-comedor. 

El suelo de granito fundido en sitio con dilataciones en bronce contrasta y complementa el parquet, evocando entre ambos los acabados y el carácter de otra época.

Vea tambien: 800 metros cuadrados de ensueño en este apartamento Bogotá

Madera y colores neutros

Las tuberías eléctricas del edificio mantuvieron su lugar, y con una sobria actualización y pintura gris oscura se incorporaron discretamente al resto de elementos de la cocina. 

El acceso a las habitaciones y demás espacios fue homogeneizado con el uso continuo de la madera. Las puertas y los muros quedan a la vista como un único volumen, que simplifica la percepción del ambiente. Las texturas de la madera y la iluminación, también de manera indirecta, contribuyen a generar mayor calidez.

Los ambientes privados siguen la línea establecida en la zona social: colores neutros, variaciones del gris y exaltación de la madera. El baño principal, enchapado en porcelanato gris con texturas de piedra, no es la excepción. 

Arqueología

Su mueble, hecho en teca, se apoya sobre una columna de concreto, también expuesta y restaurada, para luego flotar frente al enorme ventanal que llena el espacio de luz y tiene vista a la terraza.

Sobre él apoyan un lavamanos cerámico, otro de los elementos rescatados en la renovación. A partir de una intervención respetuosa, el apartamento adquiere un estilo y una estética contemporáneos, con un aire vintage que surge al recuperar algunos de los elementos originales de la vivienda, para llenarla de personalidad y carácter.

Una respuesta

  1. Uriel dice:

    Excelente la reforma y sobre todo en un apartamento tan generoso con los espacios, me pregunto, para éste maravilloso apartamento, en dónde está el espacio para la Biblioteca ?

Deja un comentario:

Send this to a friend