5 casas de descanso no convencionales para escapar de la rutina en Cartagena, Honda, Barichara y Sopó

Abril
12 - 2017
Es temporada de vacaciones y AXXIS elige cinco espacios en donde el manejo de colores no convencionales en paredes y puertas marcan el tono en interiorismo. Desde Cartagena, pasando por Honda, Barichara y Sopó,  gamas que varían entre pasteles en degrade, el zapote con el verde musgo, el gris neutralizador y los tonos vibrantes del fucsia con el amarillo, generan reacciones influenciando el estado de ánimo.

 

Esta vivienda, ubicada en un rincón de Barichara y diseñada por la arquitecta colombiana radicada en Italia Luz María Jaramillo, en colaboración con Camilo Holguín y el ingeniero Mario Bernal, distribuye sus espacios en tres cuerpos separados. Foto: Mateo Perez.

Gracias a un trabajo de restauración meticuloso y fiel a la historia de esta casa, sus muros respiran la esencia colonial cartagenera. Foto: Iván Ortiz.

Vea tambien: Un elogio a la transformación de espacios: Casa Chalet A en Canadá

Esta casa en Honda estimula los sentidos: para la vista es un despliegue de color, el oído y olfato entran en contacto directo con la naturaleza, mientras que el tacto se despierta con los textiles artesanales que la visten. Foto: Andrés Valbuena.

 

En Sopó se encuentra esta sencilla vivienda campesina con muros en adobe del siglo XIX la cual se transformó en una casa de descanso moderna. Foto: Mónica Barreneche.

Aunque la decoración contemporánea de esta casa en Cartagena dista del estilo original de la construcción, el contraste está muy bien logrado y se adapta a los requerimientos de los propietarios. Foto: Iván Ortiz.

 

Deja un comentario:

Newsletter Axxis

Registrese para recibir todo nuestro contenido

Relacionados

La torre de madera más alta del mundo


POR Mateo Arias Ortiz, editor digital de revista AXXIS

Murió Balkrishna Doshi, el ‘nobel de arquitectura’ indio


POR Natalia Pedraza Salamanca, redactora digital de la revista AXXIS

Acero, un material atemporal para usar una y otra vez


POR Rodrigo Toledo, profesor asistente de la facultad de arquitectura de la Universidad Pontificia Bolivariana
Send this to a friend