Una pequeña cabaña de ensueño ubicada en las montañas antioqueñas, en San Antonio de Pereira

Noviembre
26 - 2021
El diseño de esta cabaña propone en pocos metros cuadrados dar la suficiente sensación de amplitud para habitarla cómodamente.

Esta cabaña está ubicada en medio de las montañas antioqueñas, en San Antonio de Pereira. “El proyecto es un sueño de hace mucho tiempo, que diseñamos y construimos con los amigos de Cuartoplano, una firma de desarrollo inmobiliario con la cual cruzamos visiones e ideas”, comenta el arquitecto Pablo Lara, fundador del estudio de arquitectura EnPiedra. Su objetivo es tan sencillo como contundente: “La idea consiste en regresar a lo simple”. Ver de qué forma, en muy pocos metros cuadrados, es posible generar una sensación de suficiente amplitud para habitar adecuadamente. “La simpleza permite disfrutar de mejor manera el paisaje, el estar, el volver a la esencia”, afirma el arquitecto.

Aunque su área es pequeña, el
diseño de esta cabaña permite
albergar hasta dos parejas.

Con 26 metros cuadrados en su interior y 14 en su terraza, la cabaña puede recibir hasta dos parejas cómodamente. Pensada como espacio de fin de semana para disfrutar de la tranquilidad y la naturaleza, o como un lugar anexo a una edificación existente para albergar una casa de huéspedes o una zona de trabajo, su diseño plantea una construcción sencilla y un uso libre y versátil. Por esta razón concentraron las instalaciones sobre un costado y liberaron el resto del área para adaptarse a cualquier uso.

Totalmente equipada, esta
cabaña tiene una altura
libre que da una mayor
sensación de amplitud.

Equipada con un baño, una cocina que incorpora una pequeña nevera y una estufa con horno, la cabaña permite estadías cortas de manera cómoda y simple. Su altura libre ofrece un mayor efecto de amplitud, y la distribución de sus aperturas facilita la ventilación cruzada. “Al abrir la ventana, la sensación que genera el viento hace que se perciba más grande”. Su imagen exterior exhibe inequívoca esa intención de volver a lo simple. “Es la casita que dibujamos en el colegio. El arquetipo de la casa”. Mientras tanto, la madera en su interior da aquella conocida sensación de calidez y hogar. Todo esto complementado por una relación franca con su entorno. “El ventanal –que invita a una conexión con el exterior, el paisaje y la terraza–, amplía la espacialidad”.

La cabaña es “un primer prototipo de una serie que queremos hacer, explorándola como un producto”, comenta Lara. En busca de la mayor facilidad en su fabricación y construcción, plantearon la estructura a través de un sistema de marcos metálicos, enchapados en el exterior con listones de madera de pino ciprés, inmunizados y tratados para garantizar su durabilidad. En el interior tiene paneles de tríplex fenólico en las paredes y elementos prefabricados en el piso. Por ello, su ensamblaje inicial y cualquier modificación se llevan a cabo de forma rápida, limpia y fácil. Así, esta propuesta se convierte, a partir de su diseño, espacialidad, materialidad, habitabilidad y proceso constructivo, en un ejercicio integral de volver a lo simple. ■

2 respuestas

  1. Marleydy Alvarez dice:

    Quisiera saber un contacto de personas que hagan estás cabañas .
    Gracias

  2. John Gallego dice:

    Quien las hace. Gracias

Deja un comentario:

Send this to a friend