Una casa abierta al paisaje diseñada para que la luz y la naturaleza hagan parte de ella

Por Rodrigo Toledo
/
Abril
19 - 2022
Crédito de la foto: FILIP DUJARDIN, CORTESÍA GRAUX & BAEYENS ARCHITECTEN
Esta casa, diseñada por el estudio belga Graux & Baeyens Architecten, propone una vida doméstica volcada hacia el interior, pero al mismo tiempo abierta al paisaje.

Para lograr esa aparente contradicción, los arquitectos de la firma Graux & Baeyens Architecten propusieron una distribución en tres niveles, donde las placas de concreto reforzado que estructuran cada piso se proyectan en voladizo, con muros en el mismo material que se perfilan de manera diagonal. Esta estrategia produce aperturas que crecen en tamaño de forma gradual, así las estancias más privadas quedan resguardadas y las áreas sociales tienen una relación visual completamente franca con el entorno.

Casa abierta al paisaje

Construida en Mechelen, un municipio cercano a la ciudad belga de Amberes, la casa tiene un área de 474 metros cuadrados. El primer nivel está destinado al acceso. Ahí el espacio cubierto por la placa en voladizo del segundo piso genera un garaje, mientras en el centro aparece un núcleo que contiene las escaleras, el cuarto de lavandería y un guardarropa. Este ambiente central está confinado por una serie de muros que se comportan como soporte estructural en todas las plantas.

Casa abierta al paisaje
Las aperturas de esta casa crecen de forma gradual en cada nivel.

En el segundo nivel, el centro es ocupado por la cocina y otros servicios en torno a los que distribuyen el comedor y el salón. El piso superior contiene cuatro alcobas, el baño principal y uno compartido. Cada planta retrasa ligeramente su paramento con respecto a la inferior, lo que posibilita tener balcones.

Vea tambien: Así es el ‘mármol ecológico’ para cocinas producido en Italia

Casa abierta al paisaje

El sistema estructural del proyecto depende del material con el que se construye. El concreto no solo cumple la función de soporte, también define la imagen de la casa y facilita los quiebres y giros de su geometría al ser vaciado en sitio. En el interior, este se combina con puertas, enchapes y muebles de madera para equilibrar su frialdad visual y generar una atmósfera más recogida.

Casa abierta al paisaje

Dos condiciones se encuentran en esta obra. Por un lado, el carácter monolítico, que la presenta como un cuerpo pétreo y macizo, y por otro, una caja de cristal, translúcida y diáfana, que desnuda el interior. ■

Casa abierta al paisaje
Casa abierta al paisaje

Lea más en nuestra sección de arquitectura.

Deja un comentario:

Send this to a friend