Una cafetería con sabor a casa en Chipaque, Cundinamarca

Por Rodrigo Toledo
/
Diciembre
15 - 2021
Crédito de la foto: Iván Ortiz
Aunque es un proyecto comercial, este lugar recuerda la espacialidad de las clásicas viviendas campesinas con sus patios centrales como eje de todas las circulaciones.

Desde 1964, la cafetería Mustapán ha tenido sede en una casa patrimonial frente a la plaza principal del municipio de Chipaque, Cundinamarca. Recientemente, sus propietarios encargaron al arquitecto Diego Chávarro, quien dirige la firma Estudio Chávarro, la remodelación del local. Debido al valor cultural e histórico del inmueble, la intervención no podía tocar las fachadas, así que conservó los paramentos, pero transformó por completo el espacio interior de 250 metros cuadrados.

Para los cielorrasos
optaron por un material
como el bambú.

Para Chávarro, este proyecto debía retomar los valores espaciales y materiales de la arquitectura campesina de la región, en lugar de imponer una urbana, fuera de contexto. Para lograr lo primero, realizó una distribución en la que el acceso, la disposición de la cocina y las mesas fijas para comensales miran sin interrupción hacia un patio, en torno al cual giran las diferentes estancias de la cafetería. Esta área central –y sin duda protagonista– está cubierta con un techo de cristal a dos aguas para permitir iluminación natural y proteger de la lluvia al mismo tiempo. Esto genera, además, que la luz exterior incida sobre la atmósfera del interior durante el día. En este sitio todos los ambientes tienen contacto directo con el corazón de la estructura.

Respecto a los materiales, el arquitecto desnudó los muros originales de la construcción, hechos en adobe, de tal forma que su color y textura sirvan de telón de fondo para la reforma. Adicionalmente, levantó unos nuevos, también de adobe, y utilizó una paleta diversa, que le otorga al lugar una expresión que mezcla la estética contemporánea con técnicas vernáculas. El concreto fundido, la teja de barro que reviste una de las paredes, el bambú aplicado en los cielos, los pisos de terrazo y la madera se conjugan con vidrio y acero. El diseño de la iluminación, desarrollado por los antioqueños Estudio Dedós, compone distintos ambientes junto con el mobiliario.

Las diversas estancias de la cafetería giran en torno al patio central
con su techo de cristal a dos aguas.

Esta obra propone reivindicar la arquitectura tradicional de los pueblos de Colombia. Su uso es comercial, pero su espacialidad es mucho más cercana a la de una casa campesina con sus clásicos patios centrales y maneras de circular. Sus materiales se conjugan para crear un mosaico que recuerda las construcciones que se hacen con lo que está a la mano, mientras sus muros viejos se exhiben como vestigios del pasado, en contraste con lo nuevo. Si bien los municipios protegen su legado arquitectónico conservando lo que se ve desde afuera, a veces los arquitectos intervienen estas construcciones para visibilizar aquello que las hace patrimoniales. Este es uno de esos casos. ■

Vea tambien: Lujo y teatralidad en el nuevo restaurante de Bad Bunny en Miami

Lea más aquí en nuestra sección de arquitectura.

3 respuestas

  1. Clara Inés González de Huerfano dice:

    Esta panadería era nuestro paso obligado, y el descanso cuando, veníamos de viaje con mi esposo Heilodoro Huerfano, a comprar el pan de maíz y las tortas de maíz lo mejor de Chipaque, en esos años en que la plaza la ponían frente a la iglesia los domingos. Todabia hay piqueticos y todas estas delicias? Me llena de nostalgia. Gracias.

  2. […] Una cafetería con sabor a casa en Chipaque, Cundinamarca — – Revista AXXIS […]

  3. […] Una cafetería con sabor a casa en Chipaque, Cundinamarca — – Revista AXXIS […]

Deja un comentario:

Send this to a friend