Un restaurante donde la iluminación es protagonista en Nanjing, China

Por Rodrigo Toledo
/
Junio
23 - 2022
Crédito de la foto: Cortesía: LDH Design
Este restaurante domina el panorama urbano que lo rodea. Sin embargo, su arquitectura se define como un espacio volcado hacia el interior.

En el piso 50 del Hotel Golden Eagle, en la ciudad china de Nanjing, la firma de arquitectura interior LDH Design planteó el Taste Jiangnan Restaurant a través de una reinterpretación abstracta de las tradiciones culinarias locales y los elementos del paisaje de la región. Los diseñadores hacen referencia a la comida que ofrece el restaurante como un detonante de las estrategias para su esquema. La cocción lenta con fuegos controlados alude a una espacialidad donde la acción de comer adquiere la connotación de un ritual. De esta manera, la iluminación artificial es uno de los elementos claves del proyecto al crear una atmósfera donde la luz es apenas la necesaria para que el espacio funcione.

A diferencia de la mayoría de restaurantes, donde la iluminación debe evitar las sombras, aquí la penumbra es bienvenida. Para reforzar esto, los materiales utilizados reflejan muy poca luz gracias a sus tonos oscuros. Desde las láminas metálicas en paredes y cielos hasta los acabados de los pisos, LDH Design construye un interior monocromático.

Por otro lado, los diseñadores hicieron una abstracción geométrica del follaje del árbol de ciruela china para crear un patrón de perforaciones circulares en el cielo falso que cubre toda el área. Bajo
este aparecen pequeños pabellones que se comportan como microarquitecturas que albergan grupos de mesas y reducen la escala del lugar. El efecto resultante desdibuja el espacio unificado y abierto,
típico de los restaurantes, en favor de una distribución que hace eco de los pueblos de la zona, con sus casitas bajo la luz titilante que se filtra entre las hojas de los árboles. El mobiliario y los objetos decorativos se adaptan a la paleta de color con el fin de evitar el contraste.

En este proyecto la materia –los muros, techos y pisos– pasa a un segundo plano. Lo que interesa de su arquitectura no es tanto su dimensión física como objeto, sino la capacidad que tiene para producir un ámbito de recogimiento, donde el control de la luz y sus propiedades vincula este espacio con los recintos propios de los templos. Una arquitectura ceremonial que eleva lo
cotidiano. ■

Vea tambien: Conozca este producto para darle textura a la pared

Lea más en nuestra sección de arquitectura.

Una respuesta

  1. […] el espacio de descanso y el pasillo, todo el entorno siempre está atravesado por el concepto de la iluminación, casi como si fuera un ‘museo de la […]

Deja un comentario:

Send this to a friend