Un hogar en calma rodeado por los parques naturales de los cerros orientales de Bogotá

Por Iván Ortiz- producción: Ana Maria Zuluaga
/
Junio
30 - 2022
Crédito de la foto: Camilo Garavito
El diseño interior de este apartamento combina objetos que han estado por generaciones en la familia de los propietarios, con otros de corte más contemporáneo, para crear un ambiente sereno.

Rodeado por parques y naturaleza, en medio de un entorno urbano cercano a los cerros orientales de Bogotá, este apartamento está pensado para personas sencillas y tranquilas, que “gustan de la cocina, el arte y la música, y de compartir con familia y amigos”, explica Andrés Aitken, fundador de Aitkenstudio, firma con 20 años de experiencia que estuvo a cargo del diseño y la construcción de los espacios interiores de esta vivienda. 


Los ascensores y el baño social son contenidos en el hall de acceso por un volumen de nogal alistonado. 

El edificio se escalona a medida que sube en altura, lo cual dotó al inmueble de una generosa terraza. “Es un privilegio tener una terraza de 140 metros cuadrados, que se extiende principalmente hacia el oriente. Te corrige la vista sobre las cubiertas de los vecinos y permite disfrutar mejor el paisaje”. 

Este espacio, que alberga una activa vida social, se ha convertido en una oportunidad para recibir a la familia y los amigos cómodamente, y de gozar la presencia de la extensa cubierta verde, que se integra con los intensos colores de los cerros. 


Para el piso de la zona social utilizaron un roble europeo importado de Portugal, de la compañía Albornoz. 

Al acceder a la vivienda se encuentra el hall, compuesto por un volumen de nogal alistonado, que alberga los ascensores y el baño social, y por un piso de mármol blanco artemisa con trazos de mármol negro marquina y azul árabe, rematados por dilataciones de bronce y aluminio, que otorgan al espacio una imagen moderna pero a la vez clásica y atemporal. La zona social, que se extiende de forma ininterrumpida –salón y comedor unidos–, disfruta de los 2,85 metros de altura libre y de la espectacular vista a través del ventanal de piso a techo que da frente a la terraza perimetral y, a lo lejos, a las montañas. 

El piso, de roble europeo importado de Portugal y suministrado por la compañía Albornoz, exhibe un patrón chevron clásico que se despliega por toda la zona social. La cocina, adyacente, tiene la posibilidad de abrirse o de cerrarse por completo, integrándose con esta área y convirtiéndose en el centro de actividad de la casa. La puerta ventana que la separa tiene 6 metros de ancho y está construida en vidrio y seda. “Es una división sutil, que permite siempre el paso de la luz y algo de interacción con el espacio”.  Al interior de la cocina aparecen la isla de bronce oscuro y los gabinetes y cajones en verde oliva, proveídos por Valcucine. Su piso exhibe la misma materialidad que el hall de acceso y mantiene aquel hilo conductor que amarra todo el diseño, “un ejercicio de arquitectura noble, tranquilo, natural, austero y dulce”. 

Vea tambien: Una cafetería con sabor a casa en Chipaque, Cundinamarca


En la zona privada, tres habitaciones, cada una con baño y vestier, giran en torno a un family room que incluye un teatro en casa, un pequeño comedor auxiliar y un piano. Este último elemento, emblemático en la historia de la familia, ha pasado más de cien años de generación en generación y con frecuencia se convierte en el centro de congregación del hogar.  En la habitación principal, la completa integración de vestier y baño genera una sensación espacial de amplitud y permite el disfrute del ansiado sol de la mañana. El baño, al igual que los de las demás alcobas, está enchapado con piezas de porcelanato tipo piedra de gran formato, mientras que en las duchas se despliega el acabado a manera de mosaico para otorgarles algo de escala. Por su parte, el social, compuesto por espejos, lámparas de bronce y cristal humo, exhibe un mueble de lavamanos diseñado por Aitkenstudio, coronado por una pieza de la firma italiana Antonio Lupi. 


Una puerta ventana de vidrio y seda separa o integra la cocina de la zona social.

La materialidad de este proyecto busca dar una sensación de serenidad, acorde con el carácter familiar. Las maderas exhiben acabados mate a poro abierto y las piedras muestran sus texturas al natural. La carpintería, diseñada por Aitkenstudio, fue construida en acero negro matizado y nogal, en consonancia con la línea de interiorismo establecida. 


En la habitación principal las áreas se integran para dar una mayor sensación de amplitud.

El mobiliario se despliega a partir del ejercicio de restauración de los muebles que ya estaban en poder de sus propietarios, complementados con algunas piezas clásicas de marcas como Vitra o Knoll. La iluminación de los espacios, que refuerza la sensación de calma que caracteriza la propuesta, utiliza como lenguaje principal la luz indirecta e incorpora elementos recuperados y diseños clásicos de la compañía italiana Artemide, complementados con otros de carácter más contemporáneo, como los aros recubiertos en bronce de la también italiana Flos. 


Listones de madera dan privacidad a esta tina, mientras promueven una conexión con el paisaje. 

Un sencillo sistema de domótica, desarrollado por Lutron, permite controlar la iluminación de todos los ambientes de manera fácil. Con las herramientas proveídas por el diseño, familia y amigos pueblan estos espacios una y otra vez, compartiendo sus vidas en este escenario acogedor, natural y sereno, inmerso entre las montañas de la capital. ■ 

➔ El escalonamiento del edificio permite que este apartamento tenga una terraza de 140 metros cuadrados.

➔ Un volumen de nogal alistonado contiene los ascensores y el baño social en el hall de acceso.

Vea tambien: La firma de arquitectos encargada de las casas de campo más sostenibles del mundo

➔ La zona social, con una altura de 2,85 metros, disfruta de la vista a través de ventanales de piso a techo.

➔ La cocina se puede integrar o separar de la zona social por medio de una puerta ventana de 6 metros de ancho, de vidrio y seda.

➔ Parte del mobiliario se obtuvo a partir de un ejercicio de recuperación de piezas que ya tenían los propietarios

Lea más en nuestra sección de arquitectura.

Deja un comentario:

Send this to a friend