Un esquema híbrido se impone en el regreso a los espacios laborales donde la virtualidad se mezcla con ambientes flexibles

Por Revista AXXIS
/
Abril
1 - 2022
Los espacios laborales este año también son cálidos y acogedores que fomentan la creatividad y el trabajo en equipo. Un esquema híbrido se impone en el regreso a los espacios laborales,

En los últimos dos años nuestra manera de interactuar con los espacios en que vivimos cambió radicalmente. Esta transformación alcanzó también, como es lógico, los ambientes de trabajo. Luego de abandonarlos por completo durante meses para refugiarnos en nuestra viviendas, llegó la hora de regresar, aunque esto presenta retos e incorpora multitud de aprendizajes derivados de la experiencia reciente.

En primer lugar, la sostenibilidad adquiere cada vez mayor relevancia a la hora de diseñar un espacio de trabajo. Conscientes de la urgencia frente al cuidado del medioambiente, hoy es prácticamente un imperativo de diseño que las oficinas estén ventiladas e iluminadas de forma natural, y que además de controlar el uso de energía en acondicionamiento del aire e iluminación, reduzcan el consumo de recursos en su operación.

Fotografía: Alejandro Arango – Pequeño Robot

“Es importante, también, verificar que los materiales utilizados sean de orígenes sostenibles”, agrega Liliana Gutiérrez, directora de proyectos y socia de Studio Sur, firma dedicada al diseño interior de espacios, entre ellos los corporativos. “La OMS advierte que el cambio climático es la mayor amenaza para la salud de los seres humanos actualmente. Al generar ambientes saludables y sostenibles, se crea a la vez valor social y se mejoran las interacciones entre las personas y la vida en comunidad”. Para Natalia Heredia, directora de Interior 1, firma dedicada al diseño de espacios interiores con amplia experiencia en el sector de oficinas, el objetivo es alcanzar “el mayor grado de sostenibilidad en las áreas de trabajo”. Todo esto conectado directamente con otras tendencias que crecían desde hace un tiempo y que la pandemia aceleró radicalmente: “La biofilia –que se define como la incorporación de vegetación y materiales naturales en el interior de los proyectos–; el mayor acceso y valoración de las zonas exteriores, como terrazas y patios, y el diseño centrado en el desarrollo de lugares que permitan el bienestar humano, que giren en torno a la felicidad, la salud y el confort”.

Vea tambien: Conozca este producto para darle textura a la pared

Fotografía: Mónica Barreneche Fuente: El Buen Ojo

En este sentido, incluso las certificaciones internacionales de sostenibilidad, como BREEAM, LEED y en mayor medida WELL, han incorporado en sus criterios elementos que valoran el bienestar y la salud humanas de forma más central. En la búsqueda de bienestar y confort, el diseño de interiores corporativos tiende a la generación de espacios flexibles, que le permitan trabajar cómoda y agradablemente a todo tipo de personas, y que de paso fomenten la interacción social. “La diversidad en el uso, la creación de áreas para la interacción y el encuentro informal, la incorporación de mobiliario para reuniones casuales, complementado con lugares que ofrezcan la privacidad requerida para concentrarse, como cabinas de conferencias telefónicas u otro tipo de salas cerradas, adquieren más relevancia”, agrega Heredia. Los ambientes laborales son más diversos, en detrimento del puesto de trabajo estático y exclusivo, y de la estética homogénea. “Los espacios no laborales, como salas de meditación, juego o descanso son más significativos para ampliar la sensación de bienestar de quien los habita”, comenta en la misma línea Gutiérrez. Particiones móviles o temporales y áreas multifuncionales empiezan a tener más significado en la oficina, puesto que permiten acoger distintos tipos de actividades en un solo lugar.

Fotografía: Mateo Soto

Adquiere también más fuerza la incorporación de materiales y mobiliarios cálidos y acogedores, tonos neutros y superficies blandas que generen confort acústico, con un aire residencial, para ofrecer mayor tranquilidad y bienestar a los usuarios. Esta tendencia, que se ha denominado resimercial dialoga, además, de manera fluida con la biofilia, el contacto con la naturaleza y la búsqueda del bienestar. Y por último, tal vez la transformación más evidente e importante que nos deja esta pandemia, es el auge del trabajo semipresencial, la llegada de la virtualidad como protagonista y la implementación de esta tecnología como base fundamental de los ambientes corporativos. “El reto es la incorporación de espacios y herramientas para equipos híbridos. Entender el ¿para qué regreso? e implementar el modelo mixto que mejor funcione a la dinámica de la empresa, en busca de eliminar la brecha entre las personas que asisten presencialmente y quienes se conectan en remoto”, agrega Gutiérrez.

Fotografía: Mónica Barreneche Fuente: El Buen Ojo

Acuñada a través de otra mezcla de palabras, las oficinas de hoy deben resolver el reto de lo phygital –physical + digital–. Salas de videoconferencia de distintos tamaños y caracteres, conectividad, acceso remoto a la información de la empresa, entre otros, se vuelven elementos fundamentales en el diseño de los espacios corporativos actuales. Este esquema híbrido, sumado a la búsqueda de flexibilidad en el uso de las áreas, a la incorporación de materiales naturales y cálidos que permitan transmitir sensaciones de bienestar y tranquilidad, y a la generación de oportunidades de interactuar con la naturaleza en el exterior o en el interior, enmarcado todo en un contexto de valoración y cuidado de nuestro medioambiente –sostenibilidad–, construye el panorama del futuro próximo para los espacios de trabajo. ■

Vea tambien: Outdoor Living: la propuesta de vivir el afuera

Fotografía: Simon Bosch Photography

Lea más en nuestra sección de arquitectura.

Deja un comentario:

Send this to a friend