Conozca la impresionante sede de la Selección Colombia, en Barranquilla

Por Rodrigo Toledo, arquitecto y profesor asistente de la Universidad Pontificia Bolivariana
/
Octubre
27 - 2022
Crédito de la foto: ©Mónica Barreneche. 
La arquitectura de la nueva sede de la selección colombiana de fútbol, en Barranquilla, invita a los usuarios a desplazarse entre volúmenes para así socializar y contemplar la vegetación.

Uno de los rasgos particulares de la arquitectura que se construye en climas tropicales es la implementación de espacios intermedios. Son lugares no completamente exteriores, pero tampoco del todo interiores.

Los patios, balcones y corredores externos cubiertos por aleros responden al tiempo de muchas regiones de Colombia.Y han definido la identidad de nuestra arquitectura a través de su historia. 

Esta tradición está arraigada en el contexto climático y cultural. Fue determinante para la nueva sede de la selección colombiana de fútbol, ubicada en Barranquilla, Atlántico. Fue diseñada por la firma bogotana We Are Size, dirigida por el arquitecto René Daniels y la diseñadora de interiores Helena Bayona. 

Fotografía: © Mónica Barreneche. 

La sede fue implantada en un predio que la ciudad otorgó en concesión a la Federación Colombiana de Fútbol y forma parte de un macroproyecto urbano.

La edificación ocupa el lote de forma extendida, con un área construida de 1007 metros cuadrados. Las diferentes estancias que lo componen se agrupan en cinco edificios separados, cuatro de ellos conectados por corredores. El quinto volumen se ubica sobre uno de los bordes del solar. 

Vea tambien: Un centro de experiencia en Medellín que tiene todo lo que necesita

Los volúmenes de la sede de la Selección Colombia

El primer bloque agrupa las dependencias públicas del complejo y define el acceso a la sede. En él, un auditorio, salas de prensa, aulas y servicios complementarios integran un espacio para el encuentro de los jugadores con el público y los medios.

El segundo volumen alberga un restaurante para los deportistas. Mientras que el tercero y el cuarto se destinan a la atención de los futbolistas con áreas como gimnasio, camerinos, salas de reuniones y zonas húmedas, entre otros. El último edificio, desconectado completamente de los anteriores, sirve de apoyo directo a las canchas con medidas reglamentarias de la FIFA.

Fotografía: © Mónica Barreneche. 

La separación del programa les permitió a los arquitectos establecer un sistema de circulación y de permanencia. Este fue concebido como una secuencia de espacios cubiertos y abiertos al mismo tiempo.

Así, los recintos quedan agrupados en grandes cajas, rodeadas por corredores y vestíbulos interconectados que configuran un recorrido a la sombra de una cubierta delgada de concreto postensado, apoyada en columnas de nueve metros de altura y treinta centímetros de diámetro.

La esbeltez de los elementos estructurales del edificio, lograda gracias al trabajo de la firma de ingenieros P&P Proyectos, se contrapone al peso visual de las cajas, revestidas con prefabricados de resina plástica de la empresa Exiplast.

Vea tambien: Este piso invita a decorar inspirándose en la naturaleza y el minimalismo

Ocuparse de lo afectivo

Esta obra reconoce los valores de las construcciones propias del trópico para interpretarlos desde la admiración de sus autores por la arquitectura moderna que se hizo en Colombia a mediados del siglo XX.

El proyecto de la sede de la Selección Colombia se resuelve desde su dimensión funcional de manera pragmática y simple. Pero, además, trasciende el encargo para entregar una segunda espacialidad que no se ocupa de lo utilitario sino de lo afectivo. Es un ámbito extenso e indeterminado para deambular, para contemplar la vegetación y para socializar. 

Fotografía: © Mónica Barreneche. 

Si usualmente los edificios corporativos tienden a reducir las áreas de circulación a favor de la eficiencia, aquí el desplazamiento se amplifica para promover una relación emocional con el entorno. Esto con el sol y con la lluvia a través de estancias volcadas al exterior, pero que resguardan la intimidad.

We Are Size diseñó este proyecto como un campus deportivo que atiende las necesidades de sus habitantes, pero también propuso una arquitectura que se construye con la sombra y el viento.

Deja un comentario:

Send this to a friend