La remodelación de una casa de 1970 ubicada en el norte de Bogotá

Por Camilo Garavito
/
Junio
2 - 2022
Crédito de la foto: Simon Bosch
La remodelación de esta casa, construida en la década de 1970, partió de una premisa: actualizar su arquitectura para una vida contemporánea sin perder su esencia.

Tiene una fachada bastante cerrada hacia la calle, que impide imaginar la maravilla que hay detrás: el jardín. Ese espacio hace la casa, que no podría ser sin él”, explican las arquitectas Milena Pinto y Carolina Londoño, quienes estuvieron a cargo del diseño y ejecución de la remodelación e interiorismo de esta vivienda, ubicada en el norte de Bogotá, inmersa en un tejido residencial tranquilo, verde y apacible, a los pies de los cerros orientales.

Londoño recuerda que trataron de rescatar la mayor parte del jardín, “pero no había información de cajas de servicio y tubos que pasaban por ahí, así que prácticamente lo tuvimos que levantar casi todo y hacerlo de nuevo”. Construida originalmente en la década de 1970, el reto consistió en actualizarla para un estilo de vida contemporáneo sin perder su esencia. La antigua propietaria legó al lugar una larga historia, que los nuevos habitantes quisieron respetar, ensalzar y reinterpretar, en conjunto con su propia historia y con las cualidades del diseño original. En las fachadas mantuvieron el lenguaje de la arquitectura y conservaron la apariencia del ladrillo y de las ventanas. “Modificamos algunas aperturas para tener una relación más cercana con el jardín, como el solárium en la zona del estudio y las puertas correderas que conectan la cocina con la terraza, siempre con una intervención respetuosa de lo existente”.

La casa tenía una arquitectura de áreas cerradas típica de su época. Esta se traducía en una sala segregada del comedor y este, a su vez, de la cocina, con un espacio aparte para servir y un comedor auxiliar independiente. “En el segundo piso, donde están las habitaciones y ambientes más privados, la distribución se mantuvo muy similar, salvo la alcoba principal, donde incluimos un estar privado y ampliamos el vestier y el baño. En el primer nivel lo cambiamos todo”, comenta Londoño.


Microcemento, madera y juegos suaves de texturas generan una atmósfera cálida y tranquila, complementada con
algunos acentos puntuales de color.

Abrieron la escalera principal para traer más luz al interior a través de una ventana alta creada durante la renovación. Los primeros escalones conforman la base, una plataforma que esconde las bombas de agua debajo, para luego rematar en un segundo tramo blanco, transparente, abierto y ligero, que genera fluidez en el espacio. “La sala tenía una depresión que le daba mayor altura, pero decidimos nivelarla con el resto de la zona social para que se percibiera mayor continuidad”. Con esa misma intención demolieron la chimenea para conectar la sala con una ventana curva en el remate de la circulación y generar a la vez dos ambientes diferentes en el mismo espacio. “Conservamos el tronco original que componía la chimenea y lo convertimos en la lámpara que flota sobre la isla de la cocina”, puntualiza Pinto. Todavía se ven rastros del fuego que mantienen viva la historia de la casa, reinterpretada.


La reutilización y el reciclaje de elementos existentes, combinados con la valoración del entorno natural, agregan
carácter e historia a todos los espacios.

Desplegaron la cocina al unir la repostería y el comedor auxiliar para abrirla hacia el corazón de la vivienda, que es la terraza. Complementaron esta última con un área de trabajo y despensa, segregada por requerimientos estructurales, pero también abierta hacia un nuevo patio interior creado para dar iluminación y ventilación naturales. Este espacio une la casa con la zona de servicios que se desarrolla a lo largo de un corredor, que en su remate funde el interior y el jardín con la presencia de un enorme árbol, existente antes de la llegada de la renovación, que terminó por penetrar el interior.

Vea tambien: Así es el ‘mármol ecológico’ para cocinas producido en Italia

Por otra parte, cubrieron una zona del jardín con una pérgola que protege el BBQ, el comedor exterior y el jacuzzi –discretamente escondido bajo un deck de madera–. El resto de su extensión alberga un sinfín de plantas yvegetación, cuyos colores y texturas ingresan por las ventanas de la casa. La mayoría de las intervenciones requirieron el acompañamiento de un ingeniero estructural, ya que la estructura de la casa se componía de losetas prefabricadas en concreto, por lo cual muchos de los elementos existentes tenían carácter portante. La elección de los acabados y la definición y diseño del mobiliario lo basaron también en la premisa A partir de rescatar y transformar lo existente se obtiene una intervención contemporánea con carácter e historia.

Cinco puntos para destacar

➔ A partir de rescatar y transformar lo  existente se obtiene una intervención contemporánea con carácter e historia. 

➔ El jardín que rodea la casa como elemento común que alimenta el carácter de todos los ambientes de la casa.

➔ La fluidez en un espacio social diáfano e ininterrumpido.

Vea tambien: Conozca este producto para darle textura a la pared

➔ La búsqueda de la luz y el contacto con la vegetación desde las áreas interiores.

➔ El uso de materiales honestos y texturas suaves genera homogeneidad y, a la vez, diversidad en los ambientes.

Lea más en nuestra sección de arquitectura.

Send this to a friend