El nuevo edificio de preescolar del Colegio Anglo Colombiano promueve una educación sinigual

Por Rodrigo Toledo
/
Marzo
24 - 2022
Crédito de la foto: Alejandro Arango - Pequeño Robot
Con una arquitectura diversa y un interior flexible, el nuevo edificio de preescolar del Colegio Anglo Colombiano, en Bogotá, es parte activa en la educación de sus alumnos.

“La educación contemporánea está cambiando, migrando hacia el entendimiento de que el aprendizaje informal es igual de relevante al formal. De esta manera, los corredores, zonas verdes, áreas de extensión y de contemplación adquieren prácticamente la misma importancia que los salones de clase”, comenta el arquitecto Daniel Bonilla, fundador del Taller de Arquitectura de Bogotá, TAB.

Con esta premisa en mente, la firma encaró el diseño del nuevo edificio de preescolar del Colegio Anglo Colombiano, en Bogotá. Bonilla se adhiere a la teoría que establece que la arquitectura, el espacio construido, es el tercer profesor en el aprendizaje, después de los padres y los maestros, primero y segundo, respectivamente. “El entorno en el que se desarrolla la vida promueve interacciones, cultura, oportunidades para vivir lo cotidiano. Por esto, la arquitectura es fundamental en el proceso educativo”.

El edificio está compuesto por dos volúmenes rectangulares que se unen a través de una curvatura central. La geometría planteada en esta conexión otorga una doble concavidad que ofrece dos caras. La primera abre la construcción hacia el exterior y permite el ingreso, mientras que la segunda define espacialmente la zona verde interior/exterior utilizada como espacio de juegos. La silueta de estos cuerpos, observada a lo lejos, adopta un perfil que emula la sinuosidad de las montañas circundantes. “Los techos quebradizos funcionan en la medida en que son diversos”.

Vea tambien: Remodelar: ¿es necesario derribar todo el hogar?

La biblioteca tiene un lenguaje arbóreo para convertirla en un espacio didáctico que invite a leer.La biblioteca tiene un
lenguaje arbóreo para
convertirla en un espacio
didáctico que invite a leer.

Su arquitectura genera diversidad, fundamental en la educación y el desarrollo de los niños pequeños. Los salones no son ortogonales en su planta, y los muros se plantean a partir de suaves diagonales que conversan con los techos inclinados y crean esta espacialidad distinta, además de unas mejores condiciones acústicas para el aprendizaje.

Los volúmenes tienen techos quebradizos que emulan las montañas circundantes.

El interior es completamente flexible. Con la totalidad de los muebles sobre ruedas, los salones se pueden configurar de múltiples formas según el tipo de actividad por desarrollar. Esta diversidad espacial se complementa con la generación de nichos, mobiliario especial en corredores y la heterogeneidad del carácter y la actividad en las áreas abiertas. “Esto permite que cada persona se pueda relacionar con el espacio de manera distinta”. Así, cada niño encuentra un lugar favorito, sin importar sus intereses. Para la definición de este mobiliario en salones, zonas intermedias y la organización de la biblioteca con su lenguaje arbóreo, el colegio contó con el apoyo de AEI Spaces –Arquitectura e Interiores.

Este centro educativo lo construyeron principalmente con ladrillo, siguiendo el lenguaje de las demás obras que componen el colegio. “Intentamos diseñar edificios que emulen la talla de la arcilla”. Por esta razón, los muros, el piso y los cielorrasos, en ese mismo material, dan la sensación de homogeneidad de un objeto. “Al tener curvaturas, el proyecto exigió usar el ladrillo de forma diferente y llevar a cabo despieces y cálculos muy al detalle para que los empalmes salieran bien”. En cuanto al color, su arquitecto lo empleó de manera puntual. “A veces, los espacios de preescolar se congestionan con su uso, tienen demasiados elementos, por lo cual es importante no sobresaturarlos, utilizarlos cuidadosamente para otorgarles su carácter”. ■

Vea tambien: Líneas verdes, un proyecto para desarrollar arquitectura sostenible

EUREKA!

También realizado por Taller de Arquitectura de Bogotá –TAB–, el Eureka Centre del Anglo Colombiano es una “edificación concéntrica, configurada por dos casquetes enfrentados, que genera elementos independientes y se leen como un conjunto, aun cuando los extremos de los mismos no coinciden formalmente. La composición parte de la premisa de crear umbrales de acceso en dichos extremos y de forma simultánea permitir que el ‘verde’ y en consecuencia las actividades públicas permeen la estructura”, explican desde la firma.

En su patio central, con carácter forestal y configuración oval en forma de hoja, predomina un material: los listones de Ekowood, de la compañía Arkos. Están hechos de madera plástica ecológica, que brinda una apariencia muy real, una alta resistencia a las diversas condiciones climáticas y, además, requieren bajo mantenimiento. Entre sus ventajas también está que no se astillan o tuercen y pueden ser usados en barandas, cerramientos, fachadas y estructuras livianas. Incluso, en este centro son utilizados para componer cielos flotantes que tamizan de manera sutil la entrada de luz natural. www.arkos.com.co

Una respuesta

  1. Excelente trabajo en beneficio de la
    Educación. Felicitaciones para un gran colegio y para Marxelw
    Rueda la directora de preescolar.

Deja un comentario:

Send this to a friend