Esta casa en una isla francesa le abre las puertas al océano

Por v2com
/
Julio
15 - 2022
Crédito de la foto: Mickaël Martins Afonso
El concepto de esta casa es lograr que la línea que separa el exterior con el interior sea difusa y ambos espacios se comuniquen.

En esta casa en el mar, el espacio habitable se revela a través de vistas que cambian con los vientos y las mareas, como una postal viva que respira. El proyecto surge a través de estos momentos capturados, donde cada nuevo fragmento arquitectónico se imprime y baila en su contexto.

Firmemente anclada a la orilla del mar, en un arenal al sur de L’île de Ré (una isla en la costa suroeste de Francia), esta casa tradicional se abre completamente al océano. Con un entorno fuerte, el desafío de esta renovación fue crear un nuevo espacio habitable utilizando una estructura existente envejecida con un potencial increíble.

Cuando el interior se anima a salir

Los propietarios querían reformar la casa para hacerla más adecuada a su forma de vida, más cómoda y, sobre todo, adaptada a sus gustos. El proyecto, a cargo de Martins Afonso atelier de design, se basó en una renovación completa del interior de la casa y en una redefinición de la apertura hacia el espacio exterior.

La conexión entre los espacios interiores y exteriores forma el corazón del proyecto. Es uno de los elementos iniciales que cambia la forma de ver todo el espacio habitado. 

Las instalaciones interiores fueron pensadas para crear nuevas identidades para estas áreas, así como para construir relaciones privilegiadas con el exterior. 

El trabajo está definido y subrayado por la implementación de la madera, que contrasta con un suelo mineral. Estos materiales constituyen el hilo conductor entre las diferentes estancias de la casa, y aseguran la continuidad hacia el exterior.

La casa fue concebida para una pareja, pero también fue diseñada para ser un lugar relajante y agradable para visitas familiares. Con ese objetivo en mente, el área de relajación, en el corazón de la casa, conecta el comedor, la cocina, la sala y los dormitorios a través de una pared de roble que da acceso a las diferentes áreas. 

Vea tambien: Cuatro casas en una y 460 metros cuadrados en este hermoso proyecto

Detrás de la madera

Los dormitorios, ocultos tras el roble, se resguardan de la parte predominante de esta casa en el mar. La sensación que se proyecta es que se trata de un hogar que se puede adaptar fácilmente a cualquier estilo de vida.

Algunos pasillos y áreas de almacenamiento están ocultos, formando parte integral de las unidades amuebladas, incluidos los baños, a los que se puede acceder desde la unidad de sala de estar, o una sala de lavandería oculta detrás de puertas de espejo en la parte trasera de la oficina.

Con ese mismo espíritu, se concibió una escalera para dar acceso a una cama auxiliar en uno de los dormitorios, pensada con un juego de volúmenes, con peldaños japoneses para limitar su alcance, y creando espacios de almacenamiento debajo de cada escalera. Se implementó una segunda escalera con una barandilla de listones de madera, y detrás de ella se oculta el almacenamiento adicional.

Numerosos detalles marcan estos espacios limpios, compuestos por líneas matizadas con blanco, a veces mate, satinado o incluso brillante. 

Estos detalles son resaltados por materiales como el granito y el alambre de latón, y por el uso cuidadoso del roble, evidenciado por la creación de sub-puertas y puertas corredizas y las juntas huecas que hacen que el diálogo con la estructura original sea más sutil.

El cuarto principal

El dormitorio principal representa y resume el resultado conceptual adaptado al uso de un espacio restringido por parte de los usuarios. Esta habitación es una secuencia de planos, vistas y espacios ocultos, comenzando con la entrada, antes de las instalaciones generales de almacenamiento y los baños. 

En el centro del dormitorio, la cabecera es como un trono o un pedestal. Detrás, una gran ducha es accesible desde ambos lados de la cama y conduce a una vista al mar a través de un panel de vidrio. 

Vea tambien: Conozca Pisani, la nueva tienda de acabados arquitectónicos

Una nueva capa encierra este espacio de bienestar. Una amplia pared de vidrio de un solo bloque separa la ducha de los lavamanos. Entre ellos, hay una grieta que se abre en una bañera hecha a medida, no muy diferente a una cinta ondulada cubierta con un mosaico de mármol negro suavizado, lo que le confiere una atmósfera similar a la de un baño turco perfecto para la relajación.

Como una producción teatral, otros detalles acentúan los espacios y resaltan sus usos. Un baño más pequeño y más privado, completamente adornado con mosaico blanco y matizado con nácar, crea un ambiente tranquilo con atención al detalle en sus formas curvas.

La cocina, otro centro

La isla central de la cocina es una de las obras maestras de esta casa en el mar, como una escultura realizada en granito negro y latón envejecido. Crea una articulación entre el área de la cocina, el comedor y la sala de estar. 

El bloque, anclado en los muebles de la sala, se alarga en el vacío, y se sostiene gracias únicamente a un marco de vidrio. Este llamativo contraste de ver un bloque de piedra frente a la noción de ligereza del cristal es impresionante. El ensamblaje y los tratamientos biselados del granito que dan la bienvenida a las puertas de latón refuerzan este aspecto macizo.

Todo fue concebido con atención al detalle para que cada elemento arquitectónico pudiera encontrar su espacio. El océano se ve desde cada habitación y crea una escena encantadora que nos da la bienvenida a la calma y la contemplación.

Deja un comentario:

Newsletter Axxis

Registrese para recibir todo nuestro contenido

Lo más reciente

Cuatro casas en una y 460 metros cuadrados en este hermoso proyecto

POR Rodrigo Toledo. Arquitecto y profesor asistente de la Universidad Pontificia Bolivariana
Send this to a friend