Una cabaña de troncos escondida entre un huerto de manzanos

Por Fuente. V2Com
/
Febrero
15 - 2023
Crédito de la foto: Virginia Hamrick, vía V2Com
Esta casa de 52 metros cuadrados es la ganadora del séptimo Premio Anual de Arquitectura MasterPrize en la categoría de Arquitectura Pequeña.

Esta pequeña estructura, realizada por el estudio Bushman Dreyfus Architects, ubicada en Bundoran Farm, es una comunidad residencial sostenible y única en una granja en funcionamiento en las montañas Blue Ridge en el centro de Virginia (Estados Unidos).

Publicidad
Ir al anuncio

Esta obra es un estudio de arte, una sala de ejercicios y un lugar para practicar y ensayar la batería. En otras palabras, una escapada de la ajetreada vida de ciudad de los propietarios.

Con la llegada del covid-19 en 2020, los propietarios estaban ansiosos por dejar Manhattan y pasar más tiempo en la zona rural de Virginia. La esposa es una artista tridimensional que trabaja en varios medios mientras que, su esposo toca la batería en su tiempo libre. Al darse cuenta de que la vida pandémica era la nueva normalidad, surgió la necesidad de más espacio, tanto para vivir como para crear.

La creación de nuevos espacios

Ampliar una cabaña de troncos existente del siglo XVIII de un dormitorio no era una opción. Cualquier nueva estructura independiente tenía que ubicarse dentro de los límites del área edificable definidos por las pautas arquitectónicas de Bundoran Farm. 

Así fue como después de estudiar la topografía del lote de 33 acres y las oportunidades de vistas de las montañas distantes hacia el norte y el oeste, la estructura se ubicó en el punto más alto del lote. Esta escondida entre un pasto, un huerto de manzanos, la cabaña existente y una segunda área de terreno donde se construiría una nueva casa en el futuro. 

Vea tambien: Estas oficinas con estilo cinematográfico son una experiencia para los sentidos

Sin saber exactamente dónde podría estar ubicada esa casa o cómo se vería, el estudio tenía que ser cercano y complementario. Un año después, esa nueva casa está en construcción y el estudio está muy bien ubicado a la vista desde allí. Con una nueva residencia principal en marcha, la cabaña de troncos se convierte en una casa de huéspedes.

La forma simple, minimalista y prismática del edificio destila las inspiraciones de los graneros escandinavos de los arquitectos en una lengua vernácula esencial y atemporal. 

El diseño de la cabaña

La forma escultórica del edificio se enfatiza mediante el uso del mismo sistema de revestimiento en el techo y las paredes exteriores. A medida que uno se acerca al estudio, la geometría oscura se resuelve en listones de madera individuales y las percepciones de la estructura cambian bastante de lejos a cerca. 

La paleta de colores se mantiene al mínimo absoluto utilizando listones de álamo teñidos de oscuro tanto para la pared como para el techo. La madera es tratada térmicamente para su permanencia. 

El sistema de revestimiento es seccional y está diseñado para ser desmontable. Los listones verticales se unen a listones horizontales, alineados en todas las elevaciones, techo y puerta de entrada. 

Vea tambien: Un colegio en Bogotá con una arquitectura pública de calidad

El interior es un espacio de trabajo sin adornos que está pintado de blanco. Está equipado con rieles de iluminación ajustables en el techo y un armario con artículos de arte en la pared sur. 

Las grandes ventanas iluminan la habitación desde tres lados y brindan una vista de 270 grados de los pastos y las montañas circundantes, con exposiciones al oeste a la sombra de los robles maduros adyacentes. 

El muro sur permanece sólido para brindar privacidad desde el camino vehicular y para proteger la habitación del sol directo del sur. Funcionalmente, tenía sentido colocar la puerta de entrada en esa pared debido a su proximidad a la cabaña.

Deja un comentario:

Send this to a friend