Lujo y teatralidad en el nuevo restaurante de Bad Bunny en Miami

Por Mateo Arias Ortiz. Editor digital de la revista AXXIS
/
Septiembre
22 - 2022
Crédito de la foto: Cortesía Gekkō
El cantante puertorriqueño Bad Bunny y el empresario David Grutman acaban de abrir un restaurante japonés en Miami. Su decoración mezcla la tradición del país oriental con un estilo contemporáneo.

Lujo y estética japoneses: así se puede definir el concepto de decoración de Gekkō. Se trata del nuevo restaurante de David Grutman, empresario dueño de varios establecimientos en Miami, Florida, Estados Unidos.

De este proyecto, inaugurado en agosto, llama la atención que el copropietario y también fundador sea nadie más y nadie menos que Bad Bunny. Es la estrella del momento, el cantante puertorriqueño que el mes pasado ganó cuatro premios MTV VMAs. 

Fotografías: Michael Stavaridis. Cortesía Gekkō.

El restaurante está ubicado en el primer piso del lujoso edificio de apartamentos SLS Lux Brickell, al sur de la ciudad, justamente en la avenida South Miami. Tiene la capacidad de albergar a unos 185 comensales entre el interior y la terraza de la entrada.

Vea tambien: Una cafetería con sabor a casa en Chipaque, Cundinamarca

La firma neoyorquina de diseño The Rockwell Group fue la encargada del concepto de interiorismo. En sus palabras, se trata del anclaje de “la estética en una aplicación lujosa, pero contemporánea. Tiene revestimientos gráficos para paredes, tonos de joyas, luz dorada y acentos de madera natural”.

Luz de luna: la especialidad de Bad Bunny

Gekkō –que se traduce del japonés al inglés como “luz de luna”– también alberga un salón con el mismo nombre, que brinda un lugar de vida nocturna íntima e ingeniosa en el corazón de la escena social de la ciudad. 

El punto focal más importante del comedor principal es la barra de sushi. En ella solo se pueden sentar unas cuantas personas, para que de esta manera la instalación que cuelga sobre la barra se lleve la atención. Está hecha con cuerda ondulada teñida en dorado y rojo, y da un efecto de “araña escultural”.

Vea tambien: Un apartamento en Bogotá en el que la madera es protagonista

Los dos colores de esta suerte de cortina predominan en el resto de la decoración, llena de patrones floridos, dragones y otros motivos que evocan la cultura tradicional japonesa y los cabarés de lujo de Tokio, Japón. 

Negro, rojo y dorado contrastan con el azul de los sofás y de las cortinas de terciopelo, que recuerdan las de un escenario de teatro, efecto que se acentúa con la iluminación del lugar.

Deja un comentario:

Send this to a friend